jueves, 13 de marzo de 2008

Tráfico de personas

La discriminación es un flagelo que afecta a las sociedades desde los inicios de la civilización. Ya sea por la concepción de superioridad de unos sobre otros tanto por raza, color, religión, lugar de origen o por tener capacidades diferentes; o simplemente por ignorancia, este fenómeno que sacude a la raza humana no hace más que condenarla a la peor involución: la involución social.

Latinoamérica sufre la discriminación de diversos modos. Unos más explícitos, otros quizás más sutiles, pero el fantasma persigue a este continente desde los tiempos de la colonización. Y esta desgraciada necesidad de marcar diferencias que hacen creer a algunos mejores y a otros peores, conlleva a la creación de entidades que buscan lograr el respeto y equidad entre todos.

Argentina y más específicamente Córdoba, cuenta con un organismo que se encarga de recibir denuncias y asesorar a quienes sufrieron o sufren de discriminación. Desde hace ya más de un año el Inadi (Instituto Nacional contra la discriminación, la Xenofobia y el Racismo) delegación Córdoba combate este mal que hostiga a la sociedad cordobesa, como a tantas otras alrededor del planeta.

Inadi creado en 1995 en el país tiene su sede en la ciudad mediterránea desde el año pasado. Las problemáticas que aborda y sus actividades son múltiples. Aunque funcionan en una pequeña oficina atendida por voluntarios, Adriana Domínguez -quien asume la delegación- y sus colaboradores afrontan diariamente con seriedad y compromiso la tarea de prevenir, asesorar y denunciar casos de discriminación.

Adriana Domínguez fue consultada por DELTA acerca de las actividades de Inadi y así explicó que en la delegación “se tratan todos los temas referidos a la discriminación, además de la temática de trata de personas. Se reciben todas las denuncias que quieran hacerse sobre estos temas que hayan sucedido o estén sucediendo en córdoba capital y en el interior. Toda denuncia debe ser acompañada con un formulario y fotocopia de D.N.I, la única que es anónima, es la de trata de personas”

Trata de Personas

Poco se escucha de este tema, pero la realidad refleja que el tráfico de personas existe. Y córdoba no escapa de estos oscuros negociados. Domínguez explicó que dentro del Inadi hay un programa especial para estos casos. La idea a fomentar es “la curiosidad puede ayudar a salvar una vida. Aquellos que sepan que en esa casa, en ese taller, en ese lugar, hay personas que están siendo esclavizadas ya sea sexualmente o con fines laborales, deben hablar”

-¿Cómo se lleva adelante en Argentina y en Córdoba la Trata de personas?
De 30 años a la fecha, Argentina ha pasado de ser un país que antes era de paso, a ser un país que exporta e importa mujeres, niñas, adolescentes víctimas de trata. Sabemos que es un delito que está íntimamente ligado a una cuestión de género donde el 1% pueden ser hombres en caso de trata con explotación sexual. En los casos de explotación con fines laborales son en un 60% mujeres y en un 40% hombres.

Córdoba no es diferente a otras ciudades del país. Mientras el “consumo” no esté penalizado en el mundo, mientras exista la demanda, va a existir la oferta. Hasta en las ciudades más pequeñas se encuentran casos terribles. Se han hecho denuncias en Alcira Gigena, Puente de Fuego, Río Cuarto, Jesús María. Deán Funes, Río Segundo, Pilar, y colonia caroya entre otros. No hay ninguna localidad que esté exenta.

-¿Cómo se detectan las víctimas?

Generalmente afecta a los sectores más cadenciados. Son chicas engañadas por propuestas de trabajo que vienen desde Salta, Jujuy, Misiones; y cuando llegan a las terminales les sacan el documento son golpeadas, abusadas, quemadas y obligadas a prostituirse.

Estas Jóvenes ya vienen con una deuda que es su pasaje, y llegan y se encuentran con que ese trabajo tan soñado no era tal, y ese dinero del pasaje hay que devolverlo, la pensión hay que pagarla, la comida también, y la única forma es prostituirse. Un vecino que observe que hay una casa donde viven adolescentes, jóvenes que no son del lugar habitual, que en cualquier hora de la noche reciben a distintos tipos de visitantes, son señales de alerta clarísimas.


-¿Cómo actúa el Inadi ante una denuncia?

Y actuamos en conjunto con gendarmería nacional y a través de la ley. Pero se complica demasiado cuando se tiene en cuenta que este es un delito de crimen transnacional. Se lo conoce como “crimen organizado” e indudablemente por ello se tiene que nutrir de connivencia policial, y de todo tipo, que permite que las víctimas puedan ser trasladas de provincia en provincia paseando por controles, o sacadas de país pasando por aduanas. La mayoría de las afectadas son indocumentadas, es decir que el paso de un lugar a otro no debería ser tan fácil.

Un ejemplo más que cotidiano: por cualquier ruta que uno pase ve casitas o piecitas con la luz roja que están habilitadas por las comunas o los municipios como whiskerias. Allí se sabe qué ocurre y es inadmisible que estén habilitadas con dormitorios y camas matrimoniales, y peor aún que a las chicas se les pida libreta sanitaria con exudado y raspado vaginal. Ese examen no se necesita para servir una gaseosa o un vaso de vino.

-¿Las víctimas cuando logran escapar, tienen algún amparo legal o algún tipo de protección especial?

En realidad en Argentina no hay ninguna ley que penalice la trata, no están todavía aceitados los mecanismos de protección de testigos, de cuidado a las víctimas cuando son rescatadas. Una de las aristas de esta ley es que se incauten los bienes de quienes manejan la trata y que esos bienes puedan ser derivados a la asistencia de las víctimas. Si la ley se aprueba pero no hay presupuesto, es lógico que la ley no se cumple.

Números que asustan

La cantidad de denuncias por trata que ha recibido Inadi en el 2007 ascendió a 8. Lamentablemente en estas situaciones es imposible determinar un número real de víctimas, ya que éstas se encuentran en situación de esclavitud. Solo se conocen estas historias en el mejor de los casos cuando alguien logra escapar o la justicia interviene, y en el peor, cuando alguna aparece muerta. La trata existe, la discriminación también. La ignorancia y desinterés son sus peores enemigos; la curiosidad y compromiso social, sus aliados.

Por Ma. Guadalupe Zamar

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"La trata existe, la discriminación también. La ignorancia y desinterés son sus peores enemigos; la curiosidad y compromiso social, sus aliados."

No sería al revés? la curiosidad y compromiso social son aliados de la trata y la discriminación?

somos del xanaes dijo...

En Río Segundo, Córdoba suelen hacer allanamientos, encuentran a las menores drogadas, secuestran armas y cocaína, el que maneja esto es un personaje conocido como el choricero Núñez, nunca lo detienen, inclusive se ha tiroteado con la polícia en una oportunidad, es un pesado que además maneja la droga de la zona. Anda libre e impune paseando por la ciudad en imponentes autos importados, el fiscal arregló con él por $5000, todos lo saben pero nadie denuncia por temor.-

Río segundo también piensa dijo...

Cayó Carlos "el choricero" Núñez en Río Segundo. Fue por asesinato. Lo apresaron en su burdel de la ruta 9.-